martes, 13 de abril de 2010

LA REVIRÁ, balance de la Semana Santa 2010

Ha llegado el tiempo de balance de la primera Semana Santa vivida bajo la declaración de interés turístico internacional, que reconoce la singularidad de nuestras Cofradías pero que, salvo mayúscula sorpresa, a las protagonistas, en nada beneficiará. En vano incidir que ni el sector privado, ni el público aportan. Brevemente repasar la de 2010 que pasará por ser en la que empezaron a funcionar los famosos pasillos. Ahora queda ir puliendo algunas cosas, pocas bien es cierto, publicitarlos y señalarlos convenientemente.
Andamos permanentemente preocupados por la repercusión de la crisis en la participación de hermanos en los cortejos y la situación se la solventado razonablemente; las fluctuaciones no han sido significativas y por tanto, es de celebrar, si bien urge incidir en una praticipación, que a nadie contenta, y que en algunos casos es realmente preocupante. Al respecto se percibe, claramente, un estancamieto en las filas de nazarenos y penitentes, mientras crecen las mujeres vestidas de mantilla. El proceso debe ser, necesariamente, el inverso; no contribuyendo, en ningún caso los insostenibles ejemplos de hermanos mayores que no saben asumir su rol y ocupar el lugar que le corresponde y esto es incuestionable. Este año tres continúan en el martillo y una viste la mantilla, lamentable.
En la historia quedará el acertado paso a la mañana del Resucitado, si bien se precisa de ajustes horarios, que pasa por la concienciación de nuestro señor Arzobispo ante la especial situación y de camino evitar que los niños, los facundillos, terminen por sentirse abrumado, ante su paso por Catedral, como ya hacen sus mayores. Antes de ir mas lejos, la hermandad debería reflexionar sobre su paso.
Confiemos que las próximas elecciones, a la presidencia de la Federación, terminen con la actual parálisis y se aborden cuestiones largamente discutidas. Así: remodelación y presentación de la Carrera Oficial, tiempo de paso, ajuste a los pasos y participación de cada cortejo, protocolo catedralicio, el centro de información meteorológica...
En cuanto al mundo de la trabajadera, señalar los buenos resultados de las incorporaciones al costal, proceso que parece imparable y se confirma con anuncios para sucesivo años. Este mundo, al que nos empeñamos, vaya usted a ver porque, en poner en permanente crisis, vuelve a ofrecer uno de los aspectos mas sobresalientes; empiezan a ser residuales las cuadrillas que desoyen el carácter de la cofradía y de las interpretaciones musicales. Mejores levantás, mas pareja la mecida y mas proporcionada la cadencia, buenos resultados a nivel general, no son demasiados los aspectos por corregir. Son notorias los quehaceres de los pasos de la Santa Cena, Victoria, Esperanza, Tres Caídas, Rosario y Triunfo. De acertado cabe señalar el cambio en las levantás del Nazareno de la Amargura. Hay que revisar el resultado de los pasos de los Reyes, Salud y Concepción y los de la cofradía de la Encarnación. El afianzamiento en la personalidad en el andar de cada cuadrilla, que necesariamente ha de seguir el carácter de la cofradía, parece una asignatura que va quedando en el pasado, insitamos con determinación.
Muy parejo a la tarea costalera se sitúa la musical, dos mundos que llenan de orgullo el ser cofrade granadino. Nuestras bandas pasean con dignidad el nombre de nuestra Semana Santa y nuestra ciudad, a cambio del maltrato que han sufrido, en especial este año, en que no han podido ensayar convenientemente y se les ha puesto muy difícil mantener el gran nivel que les da fama y que han superado con admirable dedicación. Pocos peros se pueden poner a nuestras formaciones musicales; bien en número, en calidad, en afinación, en sonoridad, en compromiso y sintonía con cofradías y costaleros. Es de destacar el empuje que se ha notado en las agrupaciones musicales, que están encontrando un lugar de privilegio tras nuestros Sagrados Titulares. Ha sido la primera Semana Santa de la banda de cornetas y tambores del "Salvador", habremos de estar atentos a su evolución.
Las bandas de música, las nuestras, van cogiendo nivel, si bien han de afianzar el sonido cofrade que todos deseamos; las foráneas, necesariamente numerosas, han vuelto ha mostar su calidad y el camino largo que nos queda por recorrer. Hay que felicitarse por las que, en cualquier genero, interpretan para las devotas Imágenes que acompañan y no para los costaleros, no interrumpiendo las interpretaciones porque arríe el paso. Queda fuera de lugar los cambios en la formación que en ocasiones realiza la "Pasión" de Linares.Y de lamentar la desaparición de la banda de Guadix, tras la Virgen de los Reyes; presumiamos de contar con una definición de cofradía, perfectamente asentada y el gozo duró poco.
Todo apunta a que el, en tantas ocasiones socorrido, adorno floral, en adelante, va a ser una faceta mucho mas preponderante. Creo que no solo por la crisis, que también, sino por que nuestros floristas se preocupacupan cada vez mas por el importante papel del exorno floral en nuestros pasos, hemos disfrutado de mayor variedad de flores y formas, a extremos insospechables hace solo un par de años. Sea bienvenida esta linea, en tanto se respete la lógica, conveniente y necesariamente respetable relación entre el carácter de la cofradía (otra vez la definición) y las formas del adorno florar. Lamentablemente hemos visto fanales cónico en pasos que se encuentran en las antípodas de las líneas clásicas y de corte serio (o de negro) al que corresponden. Machado decía:"el español desprecia aquello que desconoce", no obviemos, sobre todo ahora que tanto se mira al pasado, esas normas que escribe el buen criterio. Ciertamente en esta faceta, también vivimos un momento dulce. Una muestra destacable es el paso de Ntra. Madre y Señora de Consolación; por contra el de Ntra. Sra. de la Esperanza dejó mucho que desear y el de María Stma. de la Alhambra no terminamos de encontrarle la línea, salvo que sea la de no tener.
Y para momento dulce el de nuestros vestidores. Ciertamente para enorgullecerse y mucho del cuidado y primor con que, en la actualidad, se visten nuestros Sagrados Titulares, como de hecho ocurre durante todo el año. Por destacar alguno, el magisterio de Paco Garví, destacando sobremanera el extraordinario trabajo del rostrillo de Ntra. Sra. del Rosario. A pesar de lo dicho y al igual que con el adorno floral, se ha visto una tendencia a lo escueto y recogido que en poco le va al aire de barrio de la inmensa mayoria de nuestras corporaciones. Al tiempo, empieza a preocupar, con el desconcertarte consentimiento de la hermandad, de la unión o separación, mas o menos acentuada, de las manos de nuestras dolorosas; no es tema baladí y si exigible un mayor rigor en el trato.
En el olvido, siempre que quede aprendida la lección, dejaremos el suceso de la impracticable rampa catedralicia, el Domingo de Resurrección, cuando por la mañana la cera se derretía. El inaudito castigo del hermano mayor de la Lanzada a las costaleras de la Caridad, dejando el paso sin música en buena parte de Pasiegas, por la petalá que habian preparado en Marquez de Gerona, las controversias económicas no se solventan en la estación de penitencia. El criterio, en exceso restrictivo, de la hermandad de San Agustín, a la hora de interpretar los datos meteorológicos. El regreso el Martes Santo, de la cofradía del Trabajo y mientras tanto, su hermano mayor en Catedral. La recogia de la cofradía de los Ferroviarios que invierte el orden en que lo hacen sus pasos. El mal ejemplo del Presidente de Federación que hace estación de penitencia paseando a su nieto en brazos. La insistencia por ponerle corona de espinas al Señor de Pasión, para la que no está hecho. Aunque empiece a resultar aburrido, a estas alturas, reincido: ¡que las insignias tienen un porqué y un orden justificado en el cortejo!...
Y para el final los estrenos, la renovación y enriquecimiento de patrimonio, un rosario de permanente mejoras que no deja de sorprendernos satisfactoriamente, año tras año, y que en la pasada Semana Santa, tiene sus máximos exponentes en el nuevo manto para la virgen de las Maravillas, una pieza rica en traza y ejecución que viste adecuadamente la dignidad de esta dolorosa del Domingo de Ramos; y el nuevo palio para honra de Ntra. Sra. del Rosario que cambia por completo la imagen de un completísimo paso. Estos, junto a las nuevas túnicas de los nazarenos de los Favores, que resuelve definitivamente el desfase con el caracter de la cofradía realejeña; el original Simpecado de los Ferroviarios; el sobretecho del palio de Ntra. Madre y Señora de Consolación, etc.

Pormenorizar y profundizar en los item expuestos y en muchos otros no señalados, será ocupación de todo cofrade y tertulia, siendo con toda seguridad, el punto de partida para una mejor Semana Santa.
A cuantos han echo posible, en mucho o en poco, la vivida en 2010 enhorabuena, ánimo y fuerza para que el compromiso y trabajo de todos, fortalezca nuestras hermandades y hagan posible, para el 2011, la Semana Santa que soñamos.

Fco. José Estarli Garcia.

1 comentario:

  1. Revisar tambien las levantas de tres caidas...

    ResponderEliminar